Nuestro centro atiende a personas mayores de 65 años (excepcionalmente también menores de esa edad) con diversas problemáticas y que buscan realizar una actividad preventiva, de mantenimiento y/o rehabilitación.

Así, abordamos problemas físicos de diversa gravedad como: consecuencias de Ictus, patologías osteo-articulares, problemas neurológicos, etc..

También acuden a nuestro centro personas que necesitan relacionarse y mantener un cierto grado de actividad que les permita combatir la soledad y prevenir la dependencia para continuar en su entorno habitual el mayor tiempo posible.

Integramos también a un grupo de personas con deterioro cognitivo leve a moderado con los que trabajamos sus diversas capacidades con el fin de enlentecer su proceso de deterioro y mantenerlas activas en un entorno normalizado.